Hoy os contamos el testimonio de Alejandro Rozalén Valero (Peñamellera Alta, Asturias), campeón de esquí, que disfrutó del premio de la Federación Madrileña de Montañismo y nos relata su escapada.

Ha tenido el detalle de contarnos su aventura de viajar en autocaravana desde Madrid a Granada.
Desde aquí queremos darle las gracias y compartirla con vosotros.

Después del invierno largo de 2015 y una buena temporada de esquí, tocaba recoger el premio al primer clasificado de la Copa de Madrid de esquí de montaña.

Un premio inesperado, pero que me alegro muchísimo, tras la gala del deporte de la Federación Madrileña de Montaña (FMM) en noviembre, mi cabeza no dejaba que dar vueltas para encajar el viaje más ideal, puesto que la nueva temporada de esquí (2016) pronto empezaría y poco tiempo me quedaría para disfrutar de ese fin de semana.

viajar en autocaravana

Al final, conseguí una buena compañera de viaje para viajar en autocaravana y un hueco en el calendario, el destino y las ganas.

viajar en autocaravana granada

Viajar en autocaravana

Salimos de Caravaning K2 en Madrid rumbo a Granada, sin prisa, disfrutando del camino y escapándonos por carreteras secundarías, hasta llegar a Granada, aprovechamos para visitar esta hermosa ciudad cultural e histórica, dando un paseo por Albaicín, el mirador de San Nicolás, la Alhambra… Y como ciudad universitaria que es, aprovecharía para visitar a unos grandes amigos de la Universidad de Toledo. Pero para pasar la primera noche habíamos planeado ir a Capileira, y allí llegamos de madrugada, para no madrugar tanto al día siguiente, pues íbamos a hacer cumbre en el pico más alto de la Península Ibérica, El Mulhacén 3478 msnm.

Con un desayuno copioso y un día estupendo, salimos rumbo al norte, la ruta en si es sencilla, pero es larga y con desnivel, además el viento nos iba a acompañar durante todo el día, a mí no me afectaría tanto, pero mi compañera parecía que quería echar a volar de vez en cuando jeje.

Pensamos que nos haría falta equipo invernal, pero con zapatillas y sin crampones llegamos a la cumbre, y pudimos disfrutar de las preciosas vistas desde lo más alto.

Contentos bajamos disfrutando del paisaje, pensando en donde ir esta noche, se nos ocurre ir al pueblo termal de Alahama de Granada, donde disfrutaríamos de un bañito termal, no lo habíamos merecido jeje.

viajar en autocaravana

El día siguiente nos dedicaríamos a visitar pueblos de la  Sierras de Tejeda, Almijara y Alahama, terminando el día en Granada de nuevo, esta vez disfrutaríamos más profundamente de los rincones de Granada, como Sacromonte, así como de la comida típica.

Para ir ganando tiempo al viaje de vuelta, fuimos de camino a Madrid, ya que el tiempo nos impidió disfrutar de la nieve de Sierra Nevada, pero así pudimos conocer la zona de la Sierra Mágina.

El último día hicimos una pequeña ruta, un poco pasada por agua y cogeríamos rumbo a Caravaning K2 para devolver la Camper Globecar Globescout que nos ha llevado a viajar en autocaravana durante este fin de semana tan bueno.

autocaravana-cocinar